“Consumer centric”, el consumidor en el centro de la estrategia.

Desde la fijación de objetivos de comunicación hasta la evaluación de las acciones emprendidas, todo el proceso de tomas de decisiones está centrado en el consumidor.

Todas las decisiones se toman teniendo en cuenta la relación del consumidor con el mercado (categoría de producto) y con las marcas, y a través de todos los puntos de contacto.